La Asociación alemana de Banca (BdB) ha acudido al rescate del banco Duesseldorfer Hypothekenbank mediante la adquisición temporal de la entidad para su posterior venta a un tercero, según indicó la organización que agrupa al sector bancario germano. En el día de ayer, los propietarios del Duesseldorfer Hypothekenbank, controlado por la familia Schuppli, transfirieron temporalmente la propiedad de sus acciones en la entidad al fondo de garantía de depósitos de la BdB para que proceda a gestionar su venta a un tercero.
La BdB explicó que la decisión de caracter temporal fue adoptada para "ayudar a la entidad a superar las dificultades provocadas por las actuales condiciones de los mercados financieros". Asimismo, la asociación ha garantizado el reembolso de los bonos hipotecarios o Pfandbrief. La operación de rescate del Duesseldorfer Hypothekenbank contó con el visto bueno del supervisor alemán de servicios financieros (BaFin) y del Bundesbank que destacaron que la medida podría contribuir al fortalecimiento del mercado alemán de bonos. El pasado mes de febrero, la familia Schuppli inyectó 100 millones de euros en la entidad para fortalecer la capitalización del banco y anunció que disponía de otros 50 millones para el mismo fin. De este modo, Duesseldorfer Hypothekenbank se convierte en la segunda entidad alemana que se ve envuelta en problemas en apenas un mes, tras el cierre del Weserbank, y eleva a cinco el número de bancos alemanes gravemente damnificados por las turbulencias financieras, tras los rescates del IKB y del WestLB, y la venta del Landesbank Sachsen.