La alianza automovilística constituida por los grupos Renault y Nissan prevé situarse entre los tres primeros fabricantes de vehículos del mundo a finales del año 2010, teniendo en cuenta la aportación de la rusa AvtoVAZ y las previsiones de crecimiento para este año y el próximo. Así lo aseguró hoy el presidente de Nissan y de Renault, Carlos Ghosn, en su discurso ante la junta general de accionistas de la compañía nipona, en el que defendió que la alianza franco-nipona "es la única que ha funcionado" en la industria automovilística. "Todas las demás han destruido valor", añadió. En este sentido, recordó que Renault y Nissan preparan el lanzamiento de un modelo "ultra barato" en India, donde además construirán una fábrica que producirá 400.000 coches al año, idéntica cifra a la del complejo industrial que levantarán en Tánger. Además, exploran oportunidades con AvtoVAZ, donde Renault ha tomado el 25% más una acción, y comparten la estrategia de "emisiones cero". Por otro lado, Ghosn recordó que Nissan elevó sus ventas mundiales un 8% en su año fiscal 2007-2008, cerrado el pasado 31 de marzo, hasta 3,77 millones de unidades, y avanzó que el objetivo para el presente ejercicio es incrementar sus entregas en todo el mundo un 3,5%, con 3,9 millones de unidades. Tras anunciar que Nissan lanzará este año al mercado nueve modelos completamente nuevos, admitió que la empresa afronta serias dificultades, como el encarecimiento de las materias primas y de la energía, la debilidad de las economías de Estados Unidos, Europa y Japón o el tipo de cambio de divisas "desfavorable". Por último, Carlos Ghosn reiteró los compromisos del nuevo plan estratégico de la multinacional nipona, denominado 'Nissan GT 2012', y que contempla situar a la empresa como líder en calidad y en el apartado de vehículos de "cero emisiones", así como aumentar las ventas mundiales a una tasa del 5% anual en los próximos cinco años.