Los principales índices bursátiles de Estados Unidos concluyeron el martes con sólidas alzas en tanto los inversionistas regresaban al mercado tras un fin de semana largo con mayor apetito por el riesgo gracias a las menores preocupaciones sobre la deuda de varios países europeos.
El Promedio Industrial Dow Jones subió 170 puntos, o el 1,7%, a 10269. Bank of America registró el mejor desempeño en el índice al ganar el 4,9% a 15,15 dólares luego que el gigante bancario informara "significativos avances" en el número de hipotecas modificadas que maneja a través de un programa auspiciado por el Gobierno.

JP Morgan subió el 2,88% a 40,07 dólares mientras que la fabricante de aluminio Alcoa subió el 3,5% gracias al ascenso en los precios de los bienes básicos.

Chevron también presentó un sólido avance al ganar un 2,8% a 72,99 dólares. La acción recibió soporte de un aumento en los precios del crudo, además de una mejora de recomendación por parte de Bernstein Research.

El Índice Compuesto Nasdaq ascendió 31 puntos, o el 1,4%, 221 y el índice Standard & Poor's 500 sumó un 19,36 puntos, o un 1,8% a 1095.

La atención de los inversionistas se trasladó a Estados Unidos desde Europa, donde las reuniones durante los dos últimos días proporcionaron más visibilidad sobre la coordinación de la Unión Europea para ayudar a la atribulada Grecia. Los operadores se sienten más satisfechas con la idea de que la Unión Europea respaldará a sus miembros antes de que sus problemas se expandan demasiado a la economía global.

"Con toda la volatilidad que tuvimos la semana pasada, creo que vimos una negociación por temor mezclada con una negociación por avaricia. Alguna gente no quiere quedarse fuera si resuelve la situación de Grecia", dijo el estratega Jim Paulsen de Wells Capital Management. "Ahora, creo que estamos observando un poco más claro cómo la negociación por avaricia se está haciendo cargo. La gente está mirando qué más podría ocurrir si Grecia sale del camino, y ven bastantes cosas que les gustan".

En el frente económico, el Banco de la Reserva Federal de Nueva York informó que la actividad manufacturera en su distrito mostró una importante mejora en febrero y que su índice general de condiciones de las empresas ascendió a 24,91 en febrero, frente a la lectura de 15,92 de enero. Los economistas esperaban que el índice se situara en 16,0.

En su encuesta Empire State Manufacturing Survey, el banco informó sin embargo que el índice de nuevos pedido cayó a 8,78. En enero, el índice se ubicó en 20,48. Además, el índice de envíos bajó a 15,14 frente a los 21,07 previos.