El saldo total de crédito hipotecario de las entidades financieras alcanzó en febrero los 1,058 billones de euros, un 13,1% más respecto a los 936.422 millones registrados mismo mes de 2007, cuando crecía a un ritmo del 22,4%, según datos de la Asociación Hipotecaria Española, lo que confirma la ralentización que sufre la actividad hipotecaria en España. La previsiones realizadas por la AHE a comienzos de este año sobre una caída en el crecimiento de la actividad hipotecaria en 2008 hasta un mínimo de entre el 6% y el 9% van camino de cumplirse, ya que a pesar de que la actividad crediticia continúa creciendo, lo hace en menor medida, no sólo si se compara con ejercicios anteriores, sino mes a mes.