J.P. Morgan rebaja la recomendación de la compañía para la deuda corporativa de mercados emergentes de "ponderación superior" a "ponderación de mercado", aduciendo el buen desempeño que tuvo la acción en el primer trimestre.