El Gobierno de Japón ha revisado drásticamente los datos de crecimiento del PIB entre julio y septiembre al estimar que la economía nipona creció un 1,3% anualizado, frente a la lectura preliminar del 4,8%. A su vez, la actividad económica de Japón registró un crecimiento de tres décimas respecto al segundo trimestre, por debajo de la anterior estimación del 1,2%.