La economía de Japón tuvo en el primer trimestre de 2008 un crecimiento más robusto que el previsto, alimentado por las exportaciones que resistieron bien la ralentización de la demanda estadounidense, según ha anunciado el gobierno del país. En los tres meses de enero a marzo, el producto interior bruto (PIB) de la segunda economía mundial progresó un 0,8% con respecto al trimestre precedente y un 3,3% en ritmo anual.