El fabricante de autos de lujo británico Jaguar Land Rover reducirá 300 empleos de su planta de Halewood, en el norte de Inglaterra, e interrumpirá la producción de su modelo X-Type debido a la desaceleración de la industria automotriz. "Nuestra industria ha sido duramente golpeada por la recesión y el sector de lujo más que los otros. Las ventas minoristas de Jaguar Land Rover cayeron un 28 por ciento en los últimos 10 meses", dijo el presidente ejecutivo David Smith en un comunicado. La empresa, propiedad de la india Tata Motors, dijo que no cerraría la planta de Halewood -que emplea a 2.000 trabajadores y que fabrica también el Land Rover Freelander- pero que interrumpiría sus operaciones temporalmente por tres semanas.