El ISM no manufacturero estadoundense subió a los 50,1 puntos desde los 48,7 registrados en noviembre. A pesar de la mejora, el aumento fue peor de lo esperado, ya que los expertos preveían una subida hasta los 51 puntos.