La autoridad financiera de Japón, la SESC, registró hoy la sede del banco Aozora en Tokio bajo la sospecha de que uno de sus operadores de fondos haya utilizando información privilegiada en su beneficio, informó la agencia local Kyodo. Según la SESC, el empleado, de unos 40 años, trabaja en la sección de préstamos del banco y podría haber realizado operaciones de intercambio de acciones de varias compañías valiéndose de esa información privilegiada.