La Oficina de Comercio Justo del Reino Unido está investigando a dos tabaqueras, una de ellas Imperial Tobacco, propietaria de Altadis, por un posible comportamiento contra la competencia, que habría limitado la capacidad de los minoristas para fijar sus precios de venta. La OFT ha comunicado esta mañana a once vendedores minoristas y a dos tabaqueras que podrían haber incurrido entre 2000 y 2003 en prácticas "ilegales" en relación a la fijación de los precios de sus productos.