Inversores chinos habrían contactado con un importante fondo de pensiones australiano para asociarse con él y lanzar una oferta multimillonaria por una participación del 9% de BHP Billiton, según el periódico The Australian. Según los términos del acuerdo, los chinos se harían con un 4,5% de BHP Billiton mientras que la otra mitad se repartiría entre el fondo australiano y una firma de capital riesgo internacional. La vinculación con el fondo australiano sería un intento por parte de China de evitar la sensibilidad cada vez mayor en Canberra a incursiones en sus compañías del sector de recursos por parte de entidades chinas respaldadas por su gobierno.