Los inventarios de petróleo de Estados Unidos aumentaron la semana pasada por primera vez en un mes, en contra de las expectativas de los analistas de una caída, según informó el miércoles el Departamento de Energía de Estados Unidos. Los inventarios de crudo se incrementaron en 1,3 millones de barriles a 327,3 millones de barriles para la semana al 1 de enero en comparación a la estimación de una caída de 300.000 barriles basada en un sondeo de Dow Jones Newswires a 11 analistas. El martes por la tarde, el American Petroleum Institute, API, un organismo del sector, había publicado un indicador que mostró una caída de 2,3 millones de barriles.