El grupo bancario y de seguros holandés ING ha anunciado que suprimirá 850 puestos de trabajo en Bélgica con motivo de una reestructuración de su red de sucursales en este país. La entidad financiera mantendrá las 794 oficinas que tiene en Bélgica, pero 552 de ellas serán parcialmente automatizadas con el fin de centrarse más en servicios de banca directa. Con este fin, ING también invertirá parte de los 94 millones de euros que ha previsto para la reestructuración en su departamento de banca por internet y en la ampliación de sus centros de atención telefónica.