El Banco de Industria Alemán (IKB) tuvo en su primer trimestre fiscal un beneficio neto de 19,5 millones de euros (27,8 millones de dólares) frente a los números rojos de igual periodo del año anterior. IKB, la primera entidad germana que reconoció estar afectada en la crisis de las hipotecas de alto riesgo de EEUU, informó hoy de que esta ganancia se debió a efectos extraordinarios ya que el inversor Lone Star, que tiene un 90 ciento en la entidad, renunció a la devolución de obligaciones. El banco registró en el primer trimestre del pasado ejercicio una pérdida neta de 517 millones de euros (739 millones de dólares).