El principal índice bursátil español, ha sido de los más castigados en los últimos años, perdiendo más del 60% de su valor desde sus máximos históricos, conseguidos en el año 2007. Es así como el índice pasa desde valores históricos en los 16000 puntos a los mínimos vistos el pasado año 2012 a niveles de 5900 puntos.

Como los analistas técnicos entendemos que los mercados son anticipadores de tendencia y eventos, y no al revés, después  de una caída de las características vistas para el mercado español, no nos sorprende escuchar palabras como: crisis, recesión, desempleo, ajustes, renuncias, suba de tasas, conflicto social, etc.

Quienes llevamos varios años siguiendo los mercados bursátiles, sabemos que caídas bursátiles superiores al 50%, anticipan años difíciles y de alto conflicto para el país en cuestión. Sin embargo, aún cuando el nivel de escepticismo permanece en la gente y en muchos analistas, “pronosticando catástrofes económicas para el país y para la región”, llamativamente, o no, la bolsa española ha conseguido un importante suelo, hacia el mes de julio del año pasado, en torno a los 5900 puntos, logrando avanzar desde esas instancias en más de un 40-45%.

La pregunta que se hacen muchos, es si este avance del mercado se trata simplemente de un “rebote técnico contratendencial” ante tanta caída previa, lo que en la jerga se conoce como una “BEAR MARKET RALLY”, ó si bien debemos considerar que el avance en curso forma parte al inicio de un nuevo ciclo alcista o “BULL MARKET” para la bolsa de España.

En relación a esta incógnita, pasaremos a desarrollar nuestro análisis de medio plazo para el índice IBEX, de dónde se desprenderán los parámetros técnicos que debemos tener en cuenta para considerar si estamos en presencia de uno u otro escenario.

PROYECCIÓN TÉCNICA DE MEDIANO PLAZO PARA LA BOLSA ESPAÑOLA

Si ponemos en análisis la estructura técnica desarrollada por el mercado español desde los máximos históricos conseguidos en el año 2007, hasta los mínimos del pasado año 2012, veremos que la misma luce completa, con una clara secuencia correctiva de ABC.  Sin embargo, el hecho que la estructura técnica se vea completa, no es el único valor preponderante que tenemos en cuenta para considerar que los mínimos vistos el pasado año en torno a los 5900 puntos hayan sido de importancia.

En efecto, todo ciclo bajista de mercado va acompañado de un claro cambio de humor y psicología en los participantes y ello es lo que marca la saturación y agotamiento de una tendencia en curso. Al momento de iniciarse el ciclo bajista hacia finales del año 2007 y comienzos del 2008, el mercado español se encontraba claramente en una situación de euforia, con una economía en crecimiento del 3.0-4.0% anual desde el año 2003 y una moneda fuerte. Basta tan sólo con ir a los medios gráficos de la fecha (diario y revistas), para percibir la euforia reinante del mercado, donde se hablaba de “crecimiento impresionante de la bolsa”, “hacerse rico con la bolsa”, “España líder en envío de remesas”, en fin…

Toda esa euforia reinante, había sido anticipada por el mercado accionario, que venía creciendo de manera espectacular desde el año 2002. El mercado se encontraba comprado y altamente expuesto, dada las proyecciones lineales que se hacían. Sin embargo, es en esos momentos donde la tendencia positiva se satura y se agota, marcando un punto de inflexión importante.

La historia ahora ya la conocemos, en esas instancias de los máximos históricos conseguidos en los 16000 puntos, el índice IBEX comenzó el proceso correctivo, que más tarde se transformaría en uno de los bear market más importante sufridos por el mercado español, con pérdidas superiores al 60% en el índice y pérdidas incluso mayores en muchas empresas cotizantes.

Tras la baja desarrollada en los últimos años, la psicología positiva y de euforia se fue erosionando, para convertirse actualmente en una psicología de negativismo y depresión; síntomas que también se encuentran en línea con una tendencia de saturación y agotamiento, pero en este caso a la baja.



Lo que resulta interesante de destacar actualmente, que a pesar que la psicología negativa permanece en el mercado, este ya no baja. Por el contrario, desde julio del pasado año acumula un crecimiento del 40-45%; ello en medio de ajustes, desempleo creciente, crisis, etc.

Si confiamos en que el mercado es anticipación, entonces debemos considerar que el mercado entiende que lo peor ya ha pasado y actualmente los inversores comienzan a comprar, confiando en un futuro de recuperación para la economía del país y de la región.



Como se observa en la gráfica semanal del comportamiento del IBEX, el avance del mercado enfrentará en la zona de 8800-9400 puntos una resistencia muy importante, la cual se encuentra definida por la línea de tendencia bajista que nace en los máximos históricos del 2007 e incluso allí pasa la media de 200 semanas; la cual, como puede apreciarse en la gráfica, había sido reconocida como resistencia durante el proceso de recuperación temporal que tuvo el mercado hacia los años 2010 y 2011.

Estaremos atentos a un movimiento de avance del mercado por encima de esa zona de resistencia clave de medio plazo, ya que dicho evento abortará los fantasmas de un BEAR MARKET RALLY y confirmaría nuestras expectativas de considerar el avance de la bolsa de España como el inicio de un nuevo ciclo alcista o BULL MARKET de fondo; ello independientemente de recortes temporales que puedan materializarse en el corto plazo.

Bernard Baruch, inversor y consejero presidencial, alguna vez dijo: “Muéstrame las gráficas y te diré las noticias”. Por este motivo, los técnicos confiamos en el comportamiento del mercado, aún cuando las condiciones fundamentales no apoyen, en definitiva, más tarde, ya lo harán… Veamos…


Rubén J. Ullúa, Asesor y Analista de Mercados Financieros – rju@rubenjullua.com – Twitter: @Ullua