El grupo papelero Iberpapel obtuvo en el primer trimestre un beneficio neto atribuido de 2,5 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 20,9% respecto al mismo período del año pasado, según las cuentas remitidas hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.
El importe neto de la cifra de negocio ascendió a 43 millones de euros. Cifra que supone un 1,7% más que en 2006. La actividad principal de la compañía en este periodo fue la venta de papel, facturando 41,7 millones de euros; en segundo término está la venta de madera que supone 1,1 millones de euros y la venta de electricidad (0,2 millones) Los ingresos pertenecientes a esta actividad descendieron desde los 1,6 millones como consecuencia de una avería en la turbina de biomasa de Iberpapel. Iberpapel ha incrementado sus precios en febrero y marzo, favorecido por la recuperación del sector de la impresión y escritura tras pasar unos malos ejercicios