El beneficio neto de Iberdrola creció un 2% en los nueve primero meses del año hasta los 2.069 millones de euros. El resultado bruto de explotación (ebitda) aumentó un 12,4% hasta los 5.562 millones.