Pese a la prolongación de una crisis que afecta al banco central argentino, el mercado local de divisas "permanece relativamente calmado tras alguna reacción inicial hacia una demanda de dólares en la primera semana de enero", dice HSBC. "Reiteramos nuestra estimación de una depreciación gradual del peso a 4,10 por dólar hacia fines de año", frente al actual nivel de 3,80 por dólar, señala HSBC. El superávit primario de 2009, equivalente al 1,58% del PIB, está "totalmente" explicado por efectos extraordinarios como la transferencia de ganancias de intereses de los fondos de pensiones nacionalizados y el pago del FMI de 2.500 millones de dólares en derechos especiales, agrega. (MRC)