El banco británico HSBC obtuvo un beneficio atribuido de 4.153 millones de dólares (2.884 millones de euros) en los tres primeros meses del año, lo que supone una mejora del 57,8% respecto al mismo periodo del año.

HSBC obtuvo este resultados tras reducir un 37% el importe de la partida destinada a cubrir el riesgo de crédito y la menor carga fiscal.

Los ingresos por intereses netos de la entidad alcanzaron los 9.911 millones de dólares (6.883 millones de euros), un 1,1% más, mientras que la ratio de sus costes respecto a sus ingresos se elevó al 60,9%, frente al 49,6% anterior. El consejero delegado de HSBC, Stuart Gulliver, destacó que el banco ha reforzado la gestión de sus costes mediante el lanzamiento de distintos programas de recorte de gastos.

Por otro lado, el beneficio antes de impuestos de HSBC, cuyo principal volumen de negocio corresponde a los mercados emergentes, disminuyó un 65% en Europa y un 59,7% en Norteamérica, mientras que aumentó un 3,5% en Hong Kong y un 25,4% en Asia Pacífico.