El británico HSBC Holdings ha anunciado la adquisición del taiwanés Chinese Bank, en el que inyectará entre 300 y 400 millones de dólares (207 y 276 millones de euros) y por el que recibirá unos 1.500 millones de dólares (1.034 millones de euros) en fondos del Gobierno taiwanés. La ayuda de Taipei tendrá como fin "contribuir a la consolidación del hipersaturado sector bancario", que se está recuperando de la crisis crediticia que afectó especialmente a la isla el año pasado. HSBC no ha declarado cuánto ha pagado por hacerse con la entidad taiwanesa, pero de acuerdo con la agencia oficial Xinhua y la Central Deposit Insurance Corporation, compañía aseguradora que ha estado controlando el Chinese Bank desde enero, los británicos ofrecieron en la puja 1.470 millones de dólares (algo más de 1.000 millones de euros).