El fabricante de óptica japonés Hoya ha concluido con éxito su oferta pública de adquisición (OPA) amistosa por la marca de cámaras digitales Pentax. El plan de Hoya es convertir a Pentax en su filial a partir de noviembre, sobre todo con el fin de fortalecer el creciente negocio de equipamiento médico. La opa amistosa estará valorada en 105.000 millones de yenes (unos 890 millones de dólares). En un primer momento ambas empresas planearon una fusión a través de un canje de acciones pero algunos directivos de Pentax, pionera de las cámaras réflex de una solo lente en Japón, se opusieron al nivel de acciones propuesto. Finalmente las juntas directivas de ambas empresas apoyaron en mayo pasado la propuesta de la opa, mediante una oferta de 770 yenes (6,5 dólares) por acción de Pentax, una mejora del 38% con respecto al precio de diciembre. Los expertos calculan que la alianza dará origen a una empresa con ventas de hasta 500.000 millones de yenes (4.167 millones de dólares).