El ex presidente de la Reserva Federal de EEUU (Fed) Alan Greenspan negó hoy que la política monetaria de la institución, que presidió entre 1987 y 2006, fuera la culpable de la burbuja de los precios de la vivienda y culpó a los bajos tipos de interés de las tasas hipotecarias a largo plazo de "galvanizar los precios" en el sector inmobiliario. Durante su comparecencia ante la Comisión Federal de Investigación de la Crisis Financiera (FCIC) para dar explicaciones sobre su papel y posible influencia en la reciente crisis financiera, Greenspan insistió en que esta burbuja, "la más destacada a nivel global en generaciones", no fue generada por los tipos de los bancos centrales, como se ha pensado.