Grecia y Portugal tienen un alto riesgo de sufrir una "muerte lenta" de sus economías debido a su baja competitividad y a sus elevados déficit presupuestarios, dijo el miércoles Moody's Investors Service. Como consecuencia de esta situación, Grecia y Portugal podrían tener que pagar cada vez mayor proporción de su riqueza a los acreedores externos como intereses sobre su deuda. Los gobiernos tendrían que elevar los impuestos para equilibrar los ingresos, lo cual podría asfixiar las inversiones y el potencial económico y animar la emigración, explica Moody's. "Con el tiempo, esta cadena de sucesos llevaría a una 'muerte lenta' de la economía en la eurozona, similar a la muerte lenta que han experimentado varias regiones de determinados países".