El primer ministro griego, George Papandreou, dijo el lunes que Grecia situará su creciente déficit público dentro de los límites que marca la Unión Europea para 2013, en un esfuerzo por calmar el nerviosismo de los inversores por la situación fiscal del país. En un muy esperado discurso ante líderes empresariales y sindicales, Papandreou dijo que el Gobierno reducirá en cuatro años el déficit a un nivel por debajo del 3% del producto interior bruto exigido por el Pacto de Estabilidad de la UE, desde el previsto 12,7% del PIB para este año.