FMI, Fitch y ahora Goldman Sachs. La entidad estadounidense ha sido la última en rebajar sus previsiones de crecimiento mundial para 2011 y 2012. ¿Culpable? La zona euro.

El banco estadounidense Goldman Sachs ha revisado a la baja su previsión de crecimiento para la economía mundial en 2011 y 2012 debido a un fuerte recorte de sus perspectivas para la zona euro.

La entidad espera que la economía mundial se expanda un 3,8% este año y un 3,5% en 2012, cuando en su estimación inicial esperaba un crecimiento del 3,9% y del 4,2%, respectivamente.

Entre los principales motivos de esta revisión a la baja se encuentra "un mayor deterioro en la situación económica y financiero en la zona euro", según han explicado los autores del informa, los economistas Jan Hatzius y Dominic Wilson.

"En los próximos trimestres, ahora esperamos una ligera recesión en Alemania y Francia, y un retroceso más profundo en la periferia del euro", concluye el informe.

Como consecuencia de ello, Goldman Sachs espera que la zona euro crezca un 0,1% en 2012, cuando su lectura inicial pronosticaba un crecimiento del 1,3%. Para 2011, prevé una expansión del 1,6%.