Gobierno, patronal y sindicatos descartaron una huelga general como la que se está llevando a cabo en Francia y apostaron por el diálogo social para combatir la crisis económica y frenar la destrucción de empleo. El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, reiteró su "confianza" en el diálogo social y destacó que los propios sindicatos "no contemplan en estos momentos ninguna hipótesis que vaya en la vía de la huelga general", sino que se limitan a movilizaciones puntuales en defensa del empelo. Corbacho destacó que el Gobierno "ha ido tomando medidas y sigue tomándolas" para frenar la destrucción de empleo, y puso de nuevo como ejemplo el fondo de 8.000 millones de euros para los ayuntamientos que tiene como objetivo crear 300.000 puestos de trabajo y que "tendrá su concreción en los meses de abril y mayo". También recordó el último decreto-ley con medidas a favor del empleo, entre ellas la bonificación del 100% de la cuota de la Seguridad Social a las empresas que contraten a parados.