Los mercados aguantarán soportes imbuidos por un optimismo que se extiende hasta el otro lado del Atlántico. A pesar de las últimas palabras de Trichet en las que reconocía problemas de deuda ‘endémicos’, parece que la solución al rescate heleno y el descarte –casi por completo- de una recesión económica en Estados Unidos inclina a los inversores del lado de las compras. El Ibex 35 cerrará la semana por encima de los 8.500 puntos, el S&P aún soñando con los 1.200 y, mientras, el euro mantendrá su cambio al 1,36.

El Ibex 35 recortará posiciones a cierre del viernes, no en exceso eso sí, pero pasará de pensar en los 9.000 enteros a mantenerse sobre los 8.500 puntos. La media que conceden los analistas a nuestro selectivo es de 8.560 puntos; los menos optimistas lo sitúan en los 7.500 frente a aquellos que piensan en sólo en comprar y apuestan por los 9.100 puntos.


Pintan bastos, no obstante, para el próximo mes cuando el Ibex 35 retrocederá posiciones hasta los 7.980 puntos (de media). Aún así, las cosas no cambian y los que veían las vacas flacas de cara a esta semana, las ven también para las próximas cuatro siendo el valor más bajo los 7.200 enteros, frente a los 9.200 puntos de aquellos más optimistas. Lo cierto es que hay quien apunta a un cambio en la tendencia puesto que si bien el selectivo mantendrá su gráfica lateral esta semana, de cara no sólo al próximo mes sino ya al trimestre el mercado volverá a una tendencia alcista, según Samuel Sierra, experto en opciones.


Para el cierre del trimestre hay quien apunta a una debacle (hasta los 7.000 puntos) probablemente motivada por los problemas de deuda soberana dentro de la Unión Europea con Grecia siempre a la cabeza. Del otro lado, hay quien apuesta por los 9.000, incluso 9.600 enteros para las uvas, previendo que –finalmente- alguien tome las riendas de la unión monetaria.

Eurostoxx 50, por encima de 2.100 puntos
E incluso rozando los 2.200 dependiendo del período en cuestión. Centrados en el cierre del viernes, los analistas apuntan de media a un Eurostoxx 50 en los 2.252 puntos, ligeramente por debajo de su nivel actual y que coincidirá con la cumbre de ministros de Finanzas de la UE donde se espera dar el ‘sí’ definitivo al rescate griego. Veremos lo que sucede porque de momento Eslovaquia no parece muy por la labor y podría ‘abrir la caja de pandora’, según Nicolás López, director de Análisis de M&G Valores.


De las cinco casas de análisis consultadas, hay dos que sitúan al principal indicador europeo por debajo de los 2.000 enteros de cara al próximo mes, aunque en su caso y según Samuel Sierra, mantiene también tendencia alcista hasta el cierre del trimestre. En una horquilla de entre 1.900 (para los más pesimistas) hasta los 2.410, la media de los analistas coloca al Eurostoxx 50 en los 2.120 puntos. Un nivel que aguantará hasta diciembre e, incluso, superará hasta los 2.172 puntos de media.


Estados Unidos: recesión descartada
O al menos prácticamente fuera de todas las quinielas. Los datos macro acompañan a la situación técnica del mercado americano pues muestran una mejora del consumo estadounidense y el S&P 500 –principal referencia para Europa- no parece que vaya a dejarse llevar por la espiral del miedo. , aunque no parece que sea el caso según la previsión de los analistas que sitúan al S&P en los 1.Mientras aguante los 1.100 puntos como soporte, it´s gonna be ok. La pérdida de este nivel supondría el indicador más adelantado del advenimiento de una segunda recesión en tres años169 puntos de cara a cierre semanal.



Si echamos la vista un mes más allá, los analistas pronostican una situación idéntica para el índice. La media concede al S&P 500 los 1.106 puntos, los que menos se van hasta los 1.080, mientras que los más optimistas lo sitúan en los 1.220 puntos.

El año nuevo en Wall Street se celebrará previsiblemente en el entorno de los 1.100 puntos -1.094, de media-, gracias a las medidas de estímulo lanzadas por la FED con la esperanza de que repercuta en el consumo americano. Lo cierto es que los 870 puntos que conceden algunos analistas inquietan cuanto menos, a pesar de que su soporte lo encuentra en los 1.120 puntos metido de lleno en un movimiento lateral.


Euro/dólar: despierta de su letargo
Aunque no vuelve a ser lo que era. Ya no se verán máximos de 1,45 como no hace tantas semanas atrás, a pesar de que mantiene su fortaleza en el entorno del 1,36, según los analistas.

Esta semana la moneda única, con cumbre de ministros incluida, se mantendrá en el 1,36 de media encerrado en un movimiento al alza y a pesar de que este cambio de tendencia podría tener las horas contadas.


Samuel Sierra, experto en opciones, apunta a un movimiento bajista para los tres próximos meses con una importante resistencia en el 1,40. Quizás es por esto por lo que la media de las casas consultadas no sube del 1,36 (de cara a cierre trimestral), mientras que para el próximo mes lo veremos sufrir cerca del 1,34.