El presidente del consorcio automovilístico estadounidense General Motors, Richard Wagoner, ha comunicado con motivo del inicio de la construcción de una nueva planta en Rayong (Tailandia), que su compañía está percibiendo "un interés significativo" ante el anuncio de que tiene previsto desprenderse de 4.000 millones de dólares (2.684 millones de euros al cambio actual) en activos como parte de su estrategia para luchar contra la caída de las ventas. Wagoner confirma el interés de la corporación de Detroit por vender activos por este importe, aunque resalta que por el momento no ha alcanzado ningún acuerdo al respecto. Esta operación forma parte de la estrategia de la compañía estadounidense de luchar contra la desaceleración de su mercado local y contra el incremento del precio de los combustibles. Por su parte, el director financiero de la multinacional, Ray Young, explica que General Motors está en proceso de obtener 15.000 millones de dólares (10.067 millones de euros) en liquidez mediante los planes de reducción de costes que está llevando a cabo, así como por la venta de activos y otras acciones.