El equipo gerencial de General Motors Co. intentará desarrollar un plan de financiamiento de 4.300 millones de dólares como parte de un esfuerzo para mantener el control de Adam Opel GmbH, dijeron tres personas involucradas en el asunto. El presidente ejecutivo de GM, Frederick "Fritz" Henderson, tendría preparado el plan para la próxima reunión regular del directorio, que se realizará a inicios de septiembre.
El gobierno de Estados Unidos no ha dará ninguna ayuda financiera para que se quede con Opel, dijo un alto funcionario de la administración estadounidense. Pero si la compañía encuentra otras fuentes de financiación, el grupo de trabajo de la Casa Blanca dejaría el asunto en manos del consejo de GM, dijo.

La administración de Obama ha repetido en varias ocasiones que no aumentará la ayuda a GM y que no está estudiando esa opción para apoyar el mantenimiento de Opel por parte de la compañía, dijo el funcionario.

GM ha estado buscando durante meses vender el control de Opel y su filial británica, Vauxhall, las cuales generan pérdidas en la actualidad y constituyen la base de sus operaciones europeas. Hasta la semana pasada, la compañía se inclinaba a la posibilidad de vender una participación de control en la división a Magna International Inc. debido a que la venta a Magna contaría con un financiamiento sustancial del Gobierno de Alemania.

La automotriz también ha estado considerando una oferta del grupo belga de inversiones privadas de capital RHJ International SA. El Gobierno alemán ha manifestado abiertamente sus objeciones al acuerdo de RHJ, y GM a sido cuidadosa en seguir las indicaciones del Gobierno dado el compromiso de financiamiento que hizo el Gobierno alemán.

El viernes, Henderson presentó las opciones de la compañía a la recién formada junta de directores con la esperanza de ganar apoyo para la oferta de Magna, según personas familiarizadas con la reunión.

La junta rechazó el acuerdo de Magna, informaron estas fuentes, y expresaron dudas sobre cómo ese tipo de acuerdo afectaría la estrategia de GM en Europa. También expresaron preocupación sobre los detalles específicos relacionados al compromiso de financiamiento del Gobierno alemán.

A la gerencia se le solicitó que regresara a la mesa de trabajo para reconsiderar sus opciones y también para preparar más escenarios para considerar, incluyendo un plan para recaudar nuevo financiamiento que permitiría que GM mantenga a Opel, afirmaron estas fuentes. Otra opción a considerar, si bien remota, es la liquidación potencial del negocio de Opel.