La división industrial ha permitido a General Electric que sus resultados cumplan con lo previsto por el mercado. En el último trimestre el gigante de Wall Street ha obtenido un beneficio de 5.540 millones de dólares, unos 3.900 millones de euros, con un incremento del 13,8%. La facturación del grupo estadounidense ha alcanzado los 42.534 millones de dólares (30.010 millones de euros), un 12% más, impulsada por un crecimiento del 11% de las ventas industriales y del 16% de sus servicios financieros.
Además, el importe de los pedidos recibidos por la compañía fue de 24.000 millones de dólares (19.946 millones de euros), un 20% más. En el conjunto de los nueve primeros meses de su ejercicio, GE ha logrado un beneficio neto de 15.521 millones de dólares (10.956 millones de euros), un 9% más, mientras que sus ventas han sumado 124.162 millones de dólares (87.648 millones de euros), un 12% más.