Gaz de France (GDF) ha afirmado que no está demostrado el carácter delictivo de la presunta concertación con el alemán E.ON, objeto de una investigación de la Comisión Europea, que sospecha intentos para restringir la competencia en los mercados nacionales de las dos compañías. El grupo gasístico francés subraya en un comunicado que "no se ha demostrado el carácter delictivo" de los hechos investigados, que además son "antiguos, anteriores a la apertura total de los mercados de la energía en Europa, y además han cesado. También asegura que "continuará aportando todas las clarificaciones necesarias a la Comisión Europea en esta investigación y hará valer sus derechos respetando los procedimientos previstos" por el derecho comunitario.