Las acciones de Gamesa han perdido un 14% en las dos últimas sesiones y se colocan a nieveles de principios de año, en torno a los 14 euros. La colocación por sorpresa de Iberdrola del 10% del capital que tenía en la compañía está pesando como una losa sobre la cotización del fabricante de aerogeneradores.