El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, abogó hoy por ampliar la vida útil de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), ya que no se pueden prescindir de unas inversiones "totalmente eficientes" y "hacer que los ciudadanos paguen por ese cierre". En declaraciones a los medios de comunicación antes de su comparecencia en el Senado para una ponencia sobre la actual situación de crisis financiera internacional, Galán defendió que Garoña es una central "con total seguridad" que ha sido auditada por la Agencia Internacional de Energía Atómica. "Hay centrales exactamente igual que ésta que han realizado inversiones para poder tener un funcionamiento por lo menos hasta los 60 años en países como Estados Unidos, Japón, Suiza u Holanda. Son exactamente iguales y ellos las utilizan", afirmó.