El fabricante de productos electrónicos japonés Fujitsu anunció hoy que despedirá al menos a 1.750 de sus casi 5.000 empleados en Filipinas, debido a la crisis económica global. De esta forma, ya son más de 45.000 los filipinos que se han quedado en el paro desde que la crisis se desató a finales de 2008, admitió el ministro de Trabajo, Marianito Roque. El Gobierno filipino espera que la cifra aumente en los próximos meses por encima de los 800.000, mientras los sectores más afectados serán el textil y los electrodomésticos, que abarcan la práctica totalidad de las exportaciones del país.