El Tesoro de Francia ha colocado hoy un total de 7.963 millones de euros en bonos a largo plazo, lo que supone prácticamente el máximo previsto para la subasta de hoy. Si la rentabilidad exigida a los títulos a 30 años se ha mantenido prácticamente estable, la de los bonos con vencimiento a una década ha repuntado más de un punto porcentual en medio de los rumores sobre la más que probable rebaja de rating a Francia.

Por tramos, ha adjudicado 4.020 millones de euros en bonos a diez años a una rentabilidad media del 3,29%, ligeramente por encima del 3,18% ofrecido en la subasta del pasado mes de diciembre.

También ha colocado otros 2.165 millones de euros en papeles a 30 años, con un rendimiento medio del 3,97% frente al 3,94% de hace un mes.

En ambos casos, la demanda ha caído con fuerza con respecto a la anterior emisión. Así, en el caso de los bonos a diez años el ratio de cobertura fue de 1,64 veces, casi la mitad que en diciembre, mientras que para los títulos a 30 años la demanda superó a la oferta en 1,82, por debajo de las 2,26 veces del mes anterior.

Además, adjudicó 1.088 millones de euros en bonos con vencimiento en 2035 y 690 millones en bonos con vencimiento en 2023, con intereses medios del 3,96% y 3,5%, respectivamente.