El banco holandés, que se encuentra embarcado en un consorcio junto a Santander para la compra de ABN Amro, ha anunciado un incremento del 16% en su segundo trimestre fiscal, superando lo esperado por el mercado. Así, su beneficio se alzó hasta los 1.620 millones de euros. La media de analistas descontaban unas ganancias de 1.180 millones de euros.