La desaceleración de la locomotora económica estadounidense se dejará sentir en América Latina, que crecerá un 4,3% en 2008, por debajo del 5% esperado para este año y el 5,5 de 2006, según el FMI. Además del menor empuje de Estados Unidos, que pasará factura sobre todo a México y América Central, en la región repercutirán también los menores flujos de remesas y el fin del "boom" de la construcción hotelera en el Caribe.