La tasa interanual de inflación en la eurozona debería caer acusadamente en 2009, ha indicado este lunes el Fondo Monetario Internacional. Pero en su revisión anual de la economía de la eurozona, el fondo ha revelado que su consejo ejecutivo no se pone de acuerdo sobre si el Banco Central Europeo debería subir su tipo básico de interés. Los economistas del FMI esperan que la tasa anual de inflación en los 15 países que comparten el euro sea inferior al 2% -y por tanto, esté en línea con el objetivo del BCE- a finales de 2009. "La inflación subyacente y los costes laborales han estado bien contenidos hasta la fecha", ha señalado el FMI.