La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings ha rebajado la nota de la deuda a largo plazo de Grecia, desde 'BBB+' hasta 'BBB-', lo que deja los bonos griegos al borde del grado especulativo o 'bono basura', algo que podría suceder a medio plazo después de que la agencia haya dejada abierta la posibilidad de nuevos recortes de callificación al otorgar una perspectiva "negativa" a la deuda de Grecia. "La rebaja refleja la intensificación de los desafíos fiscales en respuesta al empeoramiento de las perspectivas de crecimiento y el aumento de los costes por intereses", precisó la agencia, que también ha tenido en cuenta las actuales incertidumbres respecto a la estrategia de financiación del Gobierno en un contexto de creciente volatilidad en el mercado.