La filial alemana de Dogi, Penn Elastic GmbH, de la que controla el 100 por cien, ha solicitado "de forma unilateral" el concurso de acreedores, después de que la matriz adoptara la misma medida para su negocio en España a finales de mayo. El grupo textil catalán añadió que a día de hoy no ha analizado las implicaciones jurídicas de esta solicitud en el contexto del concurso voluntario presentado por la sociedad en Barcelona.