Fitch Ratings ha mantenido la calificación crediticia de la compañía a largo plazo en "BBB+" con previsión estable, citando la fuerte posición de la compañía en cada uno de sus mercados principales. Esta reiteración se produce después de la reunión de Fitch con la compañía, en la que ésta explicó sus previsiones de crecimiento y sus líneas estratégicas para los próximos cuatro años (2007-10), en los que la política de compras será restrictiva. La agencia de calificación cree que, aunque los flujos de caja en España y O2 son de mayor calidad, Latinoamérica ofrece posibilidades más altas de crecimiento de ingresos.