Fersa Energías Renovables repartirá entre sus accionistas el próximo 29 de mayo un dividendo bruto de 0,018 euros por acción. Para hacer frente al pago de este dividendo, Fersa tendrá que abonar en total algo más de 679.600 euros.
Este dinero, los más de 679.000 euros se distribuirá entre los 37,7 millones de acciones que conforman actualmente su capital social. Los accionistas de la empresa cobrarán un importe neto de 0,014 euros por cada acción que posean, una vez descontada la retención fiscal del 18 por ciento que grava a estos rendimientos del capital.