La oferta monetaria en la eurozona se contrajo un 0,2% en noviembre, dijo el miércoles el Banco Central Europeo.
La tasa de noviembre representa un nuevo mínimo récord desde la llegada de la moneda única en 1999 y se situó muy por debajo de la tasa de crecimiento de referencia del 4,5% que el BCE considera consecuente con la estabilidad de precios. El crecimiento del índice se situó por debajo de las expectativas de los analistas, que esperaban un alza del 0,4% en el año.