De este modo, el crecimiento económico de la eurozona vuelve a retomarse en tasa intertrimestral tras permanecer en negativo durante cinco trimestres consecutivos, aunque en términos interanuales registró una caída del 4%, una contracción menor en una décima a la anterior estimación (-4,1%). En la Europa de los 27, el PIB también salió de terreno negativo y aumentó tres décimas en tasa intertrimestral durante el tercer trimestre del año, aunque acumula una caída interanual del 4,3%.

Por su parte, España es la única de las grandes economías de la zona euro que registra una tasa de crecimiento intertrimestral negativa, al retroceder un 0,3% y es una de las tres economías de la eurozona que sigue en recesión, junto con Grecia (-0,4%) y Chipre (-0,6%).

De entre los países de los que hay información disponible, los países de la zona euro que registraron un mayor crecimiento del PIB fueron Eslovaquia (1,6%), seguida de Eslovenia (1%), Alemania y Portugal (0,7%), Italia (0,6%), y Austria y Países Bajos (0,5%).

Eurostat recuerda que durante el tercer trimestre, la economía estadounidense registró un crecimiento del 0,6% en tasa intertrimestral y un descenso del 2,6% en términos interanuales, mientras que en Japón, el PIB aumentó un 0,3% en tasa intertrimestral y descendió un 4,7% en términos interanuales.