Algún día tenía que llegar. La opulencia en la que nadaban los índices estadounidenses se ha visto arrasada por el terremoto de la renta variable europea. Las propias noticias generadas dentro de las fronteras americanas no son suficientes para reactivar la confianza del inversor y el Dow Jones parte de los 10.888 puntos, bajando un 0,35%, el Nasdaq y el S&P 500 también se descuelgan respectivos 1,21% y 0,67%. En el mercado de divisas el euro es vapuleado por los rumores de los periféricos y cede hasta los 1,28 dólares. Con respecto al petróleo, la cotización del barril se rebaja hasta los 86,43 dólares.
Cuando parecía que Europa caminaba por su cuenta y se emancipaba de la influencia de EE.UU., las tornas se vuelven y el pez pequeño dirige al grande. Wall Street arranca con pérdidas a la sombra de los parqués del Viejo Continente y de los temores que levantan los rumores sobre los países periféricos. Así todo, el Dow Jones ya perdió ayer los 11.000 puntos, el S&P 500 acabó por debajo de 1.175 y, en estos niveles ¿qué cabe esperar? Según Alejandro Martín, subdirector en España de Hanseatic Brokerhouse, “habría que buscar posiciones bajistas en el S&P 500 tras ver cruces por debajo de 1.175 puntos porque podría iniciarse un movimiento correctivo importante”.

El consumo familiar de EE.UU. vuelve a dar señales de recuperación. Los norteamericanos sacan sus ahorros de debajo del colchón y eso se nota ya hasta en el mercado inmobiliario, como muestra el aumento de peticiones de créditos hipotecarios que durante las semana pasada ascendieron un 4%. Dentro de este porcentaje, un 13% estaría destinado a comprar viviendas, una iniciativa que va en aumento y desde octubre.

Según ADP las nóminas no agrícolas en el sector privado de EE.UU. habrían aumentado hasta 32.000 en abril, por encima de las expectativas del mercado que se fijaban en 20.000.

En la pasarela de resultados empresariales la top model hoy es Time Warner tras registrar una ganancia record durante el primer trimestre del 2010. El conglomerado de medios de comunicación ganó 725 millones de dólares ó 62 centavos por acción, lo que supone un incremento del 9,8% respecto a los beneficios del año pasado. Aún así, los analistas esperaban que sus ganancias llegaran a los 6.260 millones, por lo que la acción es castigada hoy con un 1,74% de caída.

El gigante de los buscadores no se da por vencido y pretende lanzarse al mercado de los libros digitales a finales de junio o julio haciendo la competencia a Amazon.com, Apple y Barnes & Noble. Pese a sus buenas intenciones, Google no se salva de la quema y cae un 0,29%.

Entre los valores que más perjudicados se ven hoy por las noticias y rumores del otro lado del Atlántico, están las financieras. Bank of America se descuelga un 2,85%, Morgan Stanley un 1,42%, Wells Fargo un 1,59% o Goldman Sachs un 0,61%.