El euro ampliaba sus descensos frente al dólar y al yen el martes cerca del mediodía y fijaba mínimos del día a medida que las acciones en Estados Unidos seguían cayendo. La percepción frente al riesgo es negativa, lo que motivaba a los agentes a buscar las monedas de menores rendimientos, consideradas como un activo de refugio, como el dólar y el yen. El euro llegó a caer a 1,4253 dólares y a 132,72 yenes.