Las esperanzas de que el rescate de Grecia estabilice al euro disminuían el lunes por la mañana en Nueva York, a medida que la moneda descendía y el costo de asegurar la deuda griega contra un incumplimiento volvía a dispararse. Se espera que el euro tenga una semana difícil en momentos en que persiste la incertidumbre en torno a las negociaciones de Grecia con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional. A los inversionistas también les preocupa que Grecia tenga problemas para implementar medidas adicionales de austeridad fiscal y que otros países endeudados en la zona del euro siguen enfrentando sus propias dificultades.