España podría tener que "llegar a un acuerdo bilateral con grandes potencias europeas como Alemania o Francia para que éstas le prestaran dinero entre mayo y octubre de 2011", según el jefe de estrategia de renta variable de Saxo Bank.

Y, es que, hasta aproximadamente un 16% de la deuda española vence este año y será decisivo que "España recupere la confianza del inversor y el mercado internacional para poder hacer frente a estos vencimientos".

En la presentación de las perspectivas de Saxo Bank para este 2011, Christian Tegllund Blaajberg, jefe de estrategia de renta variable, no ha descartado que "España tenga que pedir ayuda a Alemania o Francia en 2011 si el país no recupera la credibilidad del inversor". Y, es que, "debido a que España es un país demasiado grande para acceder al Fondo de Rescate Europeo, tendrá que llegar a un acuerdo bilateral con Alemania o Francia para que le presten dinero".

Aún así, el experto reconoce que no le preocupa tanto España como Portugal, porque "el Gobierno central español está acertando con sus política, recortando el gasto público y subiendo la edad de jubilación y los impuestos".

Al final, "el rescate de estos países terminará por afectar a Alemania, pues gran parte de las exportaciones de la potencia germana van a otros países de la Eurozona. Ya está reduciéndose la demanda y la producción industrial alemana, por consiguiente, lo que reducirá las expectativas de crecimiento del país".

En cuanto al mercado inmobiliario español, Tegllung Blaajberg cree que "seguirán cayendo los precios, pero los bancos no se desharán de sus bienes retail en cartera, los pueden mantener durante mucho tiempo y subsanar la morosidad hipotecaria en un periodo más largo, como Japón lo hizo en 20 años".

En cuanto al sistema bancario español, no todo parece estar perdido para Saxo Bank: "no hay riesgo de quiebra inminente, pero en los próximos 5 años sí que asistiremos a muchas fusiones y, entones, lo importante es que los bancos sean lo suficientemente grandes para cumplir con Basilea III y gozar de confianza para poder acceder al mercado internacional".

Con este panorama, pues, "el 2011 no será el año en el que se calmará el mercado de renta fija" aunque, en renta variable "no debemos pensar que el Ibex 35 se comportará peor que otros índices europeos si el país consigue recuperar la confianza".