La petrolera italiana Eni registró en los nueve primeros meses del año un beneficio neto ajustado de 3.976 millones de euros, lo que supone un descenso del 59% con respecto al mismo periodo del ejercicio precedente, debido a los efectos de la crisis sobre la demanda y por el abaratamiento de los precios del crudo, informó hoy la compañía. El beneficio operativo del grupo alcanzó los 9.589 millones de euros, lo que supone un retroceso del 47,3% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, mientras que la producción de hidrocarburos descendió en 2,6%, frente a un incremento del 2,9% en las ventas mundiales de gas.